0
Salida running

Zapatillas minimalistas ¿Sí o no? – Paso a paso – Paso 1

¿Zapatillas máximas o mínimas?

Cómo últimamente tengo muchas discusiones con este tema os voy a ir haciendo una especie del paso a paso para entender el porqué de una opción de zapatillas o las otras y como tu puedes acertar en una elección u otra.

No hagas caso a todo aquel que te dice que no te vas a lesionar con zapatillas mínimas, no hagas caso a todo aquel que te dice que sin amortiguación te vas a lesionar. Pues ni unos ni los otros tienen razón.

Primero hazte esta pregunta ¿Estoy insatisfecho con el tipo de calzado que llevo y su rendimiento? ¿tengo lesiones recurrentes?

Si tu respuesta es NO y NO no hagas ninguna modificación de calzado

Si tu respuesta es SI y SI vamos a tener que dar unos pasos para intentar solucionar tu rendimiento deportivo y/o tus lesiones.

 

PRIMER PASO

Aspectos mecánicos del pie pierna

El pie está compuesto por 26 huesos y sujetado por 3 arcos plantares. Es una construcción diseñada con una formula multiusos. Un sistema que permite gran adaptabilidad al terreno, amortiguación y una cierta rigidez para poder transmitir las fuerzas del cuerpo-terreno.

Esos arcos plantares deben de poder tensarse y destensarse para así poder amortiguar y transmitir parte de la fuerza. Por lo que para ello es imprescindible que nada los sujete y que puedan recibir la tensión correcta. Esto quiere decir que nada debe de sujetar la posibilidad de apertura de los dedos, ni del arco interno, ni del arco externo.

En la planta del pie debe de haber una piel gruesa, debajo de ella un tejido adiposo de al menos 1 cm. Y una fascia rica en tejido conectivo.

La planta del pie tiene más de 200.000 terminaciones nerviosas eso le da una gran sensibilidad. El terreno nos da un estímulo y en milésimas de segundo nuestro cuerpo reacciona a este estímulo.

Imagen

La línea de marcha debe de pasar por el centro de la rótula y por encima del segundo metatarso (aproximadamente, esto depende de muchos factores anatómicos y biomecánicos del individuo). Eso quiere decir que el pie no debe ir mirando hacia afuera, ni las rodillas caer hacia dentro. Pero para ello necesitamos un sistema musculoesquelético bien equilibrado y después de tantos años andando sobre una superficie que deteriora la información que llega al resto del cuerpo, entrenos que desorganizan el sistema, trabajo, estilo de vida, etc…. lo más probable es que de equilibrio musculoesquelético quede poco.

Para situarnos en el espacio los humanos el primer sentido que utilizamos es el vestibular seguido del propioceptivo y el ocular. Ponte a la pata coja y cierra los ojos. ¿Qué sucede?. Tu sistema propioceptivo creo no funciona demasiado bien.

Así que ante un estímulo X se originan una serie de respuestas;  un músculo que se tensa aquí, otro que se relaja allá, ….. todo ello en milésimas de segundo, eso nos dará la posibilidad de amortiguar y transmitir las fuerzas de forma correcta. ¿Cómo sabrá con más exactitud tu sistema neuromuscular que tiene que hacer, ante un estímulo? ¿Sin nada entre la planta del pie y lo que está originando el estímulo? ¿o colocando una goma de 40 mm. Entre tu pie y lo que origina el estímulo?

Estamos diseñados para ir descalzos, pero, ¿Cuánto tiempo llevamos con el pie dentro de un zapato? Ese pie no tendrá ninguna de las características necesarias para realizar su trabajo de forma correcta. Una mano escayolada durante 3 meses al liberarse de su inmovilización, ¿podría escribir unas líneas, o agarrar un vaso de agua?

Y sí, diseñados para ir descalzos, pero en un terreno parecido a una sabana africana, que para nada se parece al asfalto de las ciudades.

Paso 2

Paso 3

Paso 4

Paso 5

Autor: Ferran Espejo fisioterapeuta y osteópata especializado

Running Therapy Center