0
pereza

Y tú, ¿Por qué no haces ejercicio?

Es muy posible que muchos de vosotros no hagáis ejercicio aludiendo a algún motivo de difícil solución. Si no sois vosotros seguro que tenéis algún familiar o amigo que no se animan a practicar ningún deporte con excusas de todo tipo. En este artículo queremos analizar las principales razones para no practicar ejercicio.

Falta de tiempo

Sin duda la estrella de las excusas. En estos casos sería necesario estudiar como se reparten las horas del día de la persona en cuestión. En la mayoría de los casos será difícil encontrar algún caso donde la persona no disponga de al menos 1 hora de tiempo de ocio. Habría que analizar en qué se dedica este tiempo libre. Por lo tanto podemos concluir que en la mayoría de casos la falta de tiempo es más una percepción que una realidad.

Solución: La solución a este problema es sin duda tener una buena organización. El primer paso es analizar en que gastamos nuestro tiempo y establecer prioridades. Una vez tenemos claros estos dos aspectos debemos buscar una actividad física atractiva que nos motive a realizarla siempre que sea posible.

En algunos se dispone de poco tiempo libre, y entonces se decide no hacer nada (“para el rato que voy a estar ni empiezo”), y pasamos del todo al nada. Hay que darle énfasis al hecho que no hace falta dedicar mucho tiempo al ejercicio para estar en forma y percibir los efectos beneficiosos de éste. Con 30 minutos al día puede ser más que suficiente.

 

Pereza

Que tire la primera piedra quien no haya tenido pereza algún día antes de salir a entrenar. Es normal, vienes del trabajo te sientas en el sofá y tu cerebro te dice “que bien se está aquí, ¿y si nos quedamos?” . Tened en cuenta que quien os habla es el diablillo que tenemos dentro, no le hagáis caso. Sólo hay que dar el primer paso de ponerse las zapatillas deportivas y pensar en lo bien que nos sentiremos una vez hayamos acabado.

Solución:

  • En muchos casos bastará con realizar un pequeño esfuerzo y ponerse las zapatillas. Una vez hecho esto ya cuesta menos realizar deporte.
  • Buscar amigos que compartan nuestras aficiones y quedar con ellos para realizar deporte.
  • Pensar en como nos sentiremos de bien una vez hayamos acabado. Recordar algún entrenamiento donde nos hayamos encontrado realmente bien.
  • Buscar retos que nos motiven para seguir entrenando.
  • Buscar un entrenador personal que nos planifique, ayude y motive para entrenar.

 

Cansancio

Llegamos a casa del trabajo y nos sentimos cansados con lo que cuesta ir a entrenar. Pero hay que analizar que tipo de cansancio tenemos. En muchos casos será más mental que físico y sino analizad que tipo de trabajo lleváis a cabo durante el día. Realizar ejercicio físico ayuda a desconectar y recuperarse psicológicamente. Simplemente hay que buscar actividades que nos diviertan y no nos “machaquen” más. Además si entramos en la rutina de hacer ejercicio cada vez nos cansaremos menos en el trabajo y fuera de él.

Solución: Adaptar nuestros entrenamientos a nuestras sensaciones. Si estamos muy cansados del trabajo realizar actividades con poca intensidad. En muchos casos nos iremos encontrando mejor a medida que avanzamos con el entrenamiento.

 

Salud

Aunque parezca una contradicción en algunas casos se utiliza esta excusa para no realizar deporte. Mucha gente se ve tan mal físicamente que creen que si hacen deporte aún estarán peor.

Solución:

  • Visitar al médico para que nos guíe que tipo de ejercicios van bien o van mal.
  • Entrenador personal: ponernos en manos de un profesional para que nos ayude a realizar los ejercicios que necesitamos con la técnica correcta para evitar lesiones y conseguir nuestros objetivos.

 

No sé como empezar

Cuando se lleva una vida sedentaria y decidimos hacer deporte en muchas ocasiones estamos perdidos y no sabemos cómo empezar. Preguntas del tipo ¿Qué deporte practico? ¿Durante cuanto tiempo? ¿Y si me paso y me hago daño? provocan una ansiedad que se convierte en una barrera para empezar a practicar ejercicio.

Solución: Un entrenador físico es la solución para estos casos. Éste te ayudará a seguir una progresión lógica para asimilar el ejercicio poco a poco.

 

Edad

Yo ya soy mayor para practicar ejercicio… Seguro que alguna vez lo habéis oído. El ejercicio físico es importante en todas las edades e incluso en edades más avanzadas con mayor motivo.

Solución: Dejarse guiar por un profesional médico para realizar el ejercicio de manera adecuada.

 

 

 

Running Therapy Center