0

Periostitis tibial causas y tratamiento

La periostitis tibial es el nombre común que se le da al dolor en la parte delantera y medial de la pierna. Por lo general, los síntomas aparecen en la parte frontal del hueso de la espinilla, pero pueden deberse a varias causas.

Los síntomas de la periostitis tibial:

Los síntomas a menudo aparecen gradualmente y consisten en dolor en la parte interior de la parte inferior de la tibia o en la tibia. Puede haber dolor al comienzo del ejercicio, que a menudo disminuye cuando la sesión continúa empeorando más adelante.

El dolor es a menudo peor a la mañana siguiente, pero puede aliviarse conforme va pasando el día o con actividad suave. Suele aparecer hinchazón o bultos y protuberancias a lo largo del interior del hueso, particularmente en casos más crónicos donde el nuevo crecimiento óseo  ocurre a través de un trauma repetido. Ocasionalmente, en casos graves puede observarse enrojecimiento de la piel en el interior de la pierna por inflamación aguda.

Otras lesiones que también pueden causar dolor en las espinillas son compresión en el nervio tibial, fracturas de estrés en la tibia, síndrome compartimental o compresión de la arteria poplítea.

¿Qué es la periostitis tibial?

Es un término común que puede incluir varios diagnósticos o causas y no es una lesión o diagnóstico real en sí mismo. Es el nombre que los atletas suelen dar al dolor en el interior del hueso de la espinilla.

Los músculos de la parte inferior de la pierna tiran del periostio o vaina que rodea el hueso de la espinilla y causa dolor e inflamación. Esta es una lesión por uso excesivo que resulta de aumentar el kilometraje en carrera demasiado rápido, entrenamiento excesivo en superficies duras, correr sobre los dedos de los pies o sobre el talón con un overstride exagerado.

Se pueden apreciar factores biomecánicos asociados, como la hiperpronación del pie, o una alta rigidez en los músculos de la pantorrilla.

El síndrome de estrés tibial medial es la causa más común de dolor de espinilla o como generalmente nos referimos “periostitis tibial”. Es principalmente una lesión por uso excesivo donde la tensión repetitiva causa fuerzas de tracción en la vaina que rodea al hueso y produce dolor e inflamación.

Causas:

Aunque saltar o correr es la causa obvia, existen varios factores que pueden aumentar la probabilidad de desarrollar dolor en la espinilla.

La hiperpronación puede aumentar  la tensión en los tejidos blandos de la parte inferior de la pierna, produciendo dolor e inflamación.

 

Un exceso de supinación en el aterrizaje puede requerir de un exceso de control por parte del tibial posterior produciendo tracción en la zona medial de la espinilla.

El calzado inadecuado , un tipo de calzado incorrecto para su estilo de correr o para el tipo de prueba.

Aumentar el entrenamiento demasiado rápido es una de las causas más comunes de la periostitis tibial. Correr en superficies duras o con overstride puede aumentar el riesgo de lesión.

Un exceso o defecto de rigidez en los tejidos blandos del tobillo pueden causar un mayor estrés en los tejidos blandos, los músculos y los tendones de la parte inferior de la pierna al correr. Los músculos de la pantorrilla y en particular el músculo tibial posterior pueden necesitar estiramiento y/o fortalecimiento.

Periostitis tibial tratamiento:

estiramiento

El tratamiento de las espinillas implica reducir el dolor y la inflamación, identificar y corregir errores de entrenamiento y problemas biomecánicos y restaurar los músculos y el sistema nervioso a su condición original mediante estiramientos, ejercicios, técnicas de neuromodulación y masajes.

Aplique los principios de protección, descanso, hielo, compresión y elevación para reducir el dolor y la inflamación inicial. Aplique una terapia de frio y compresión en el área dolorosa de la espinilla durante 10 minutos cada hora, reduciendo inicialmente la frecuencia a 3 o 4 veces al día a medida que mejoran los síntomas.

Descansa : evita correr, saltar o cualquier otra actividad que empeore los síntomas. Reemplace correr por natación o ciclismo. Si tiene que estar mucho tiempo de pie, aplique un vendaje para reducir tensión de los tejidos en la tibia. El taping se puede aplicar todo el tiempo hasta que el dolor haya desaparecido y luego ocasionalmente durante el ejercicio a medida que se acumulan los niveles de actividad.

Puede utilizar una media compresiva esto disminuirá la nocicepción y servirá de apoyo a los tejidos inflamados.

Un médico puede recetar medicamentos antiinflamatorios como Ibuprofeno en la etapa temprana o aguda y un podólogo plantillas ortopédicas para corregir problemas biomecánicos del pie. Es importante un programa completo de rehabilitación con ejercicios, con un retorno muy gradual a la condición física completa. Encontrar una curación de la periostitis tibial implica combinar varias técnicas de tratamiento diferentes.

El masaje deportivo se puede utilizar para reducir la tensión en los músculos de la parte inferior de la pierna que puede estar causando tracción en el hueso, así como estimular el flujo de sangre puede ayudar al proceso de curación. Sin embargo, es importante evitar masajes sobre el hueso ya que el masaje realizado incorrectamente puede aumentar la inflamación y el dolor.

 

Running Therapy Center