Tu forma de caminar o correr puede ser la causa de tus perdidas de orina

creado en mayo 26, 2014 in Usuarios

¿Puede tu forma de caminar producirte incontinencia urinaria?

En efecto, dos factores de la marcha afectaran en la función del sistema de contención de la orina. El primer factor es el impacto, posiblemente uno de los principales culpables, pero hoy vamos a hablar de otro algo más complejo.

Tu pie tiene una serie de componentes que dan estabilidad a tu mecánica. Uno de estos componentes es un músculo llamado tibial posterior que va muy unido a un nervio llamado  tibial. Cuando tu arco plantar no hace su función en parte es debido a la debilidad de este músculo.  Hay un sistema de fascias por la parte interna de tu pierna que hacen de soporte a diferentes estructuras cómo el músculo tibial posterior, nervio, etc…  Esta fascia tiene una serie de conexiones a otra fascia denominada obturatriz. Esta es parte del soporte de tu suelo pélvico. En ella hay conexiones de diferentes músculos encargados del soporte visceral y de la estabilidad de la cadera y el tronco. Entre ellos el psoas,  uno de los músculos más importantes para la estabilidad y posición bípeda. Este músculo tiene conexiones a la fascia obturatriz, cadera, columna, diafragma y transverso abdominal.  Estudios recientes  han puesto en evidencia su trabajo en sinergia con el transverso profundo .

Gran parte de estos músculos están implicados en el correcto funcionamiento del  sistema de contención urinaria.

Un déficit de músculos antirotadores cómo yo los denomino es con mucha probabilidad una de las principales causas de incontinencia urinaria y a día de hoy muy poco estudiada.

Si tu arco plantar cae hacia el suelo pondrá en tensión la fascia y el nervio tibial, la fascia sube hacia arriba hasta insertarse al suelo pélvico. Si no hay una coactivación de los rotadores externos de la cadera no habrá la preactivación necesaria en el resto de músculos estabilizadores con lo que hay mucha posibilidad de que las presiones y tensiones originadas en el suelo pélvico no sean frenadas por las estructuras encargadas de ello, produciendo un déficit en la contención urinaria.

Por otro lado el estiramiento sobre el nervio tibial podría modificar la información a nivel neurovegetativo hiperactivando la vejiga, este nervio tiene conexiones con los nervios encargados de la micción. Hoy en día es utilizado en el tratamiento de la urgencia mediante neuromodulación y a nivel médico es bien sabido que un dolor en la rodilla es muchas veces la culpa de una urgencia urinaria.

Running Therapy Center