0
ejercicio y cerveza

Los estrechos vínculos entre el ejercicio y la cerveza

Os dejamos este artículo de Gretchen Reynolds donde se habla de la relación del consumo de alcohol y el ejercicio basado en estudios científicos. Hay que matizar que los estudios se han realizado en Estados Unidos con lo que habría que considerar si esta relación también se cumple en nuestro país.

Para mucha gente, el ejercicio y el alcohol están estrechamente ligados. Los equipos deportivos y compañeros de entrenamiento celebran victorias, lamentan derrotas o marcan el final de las sesiones de entrenamiento con una o varias cervezas. La cerveza, de hecho, proporciona una parte sustancial de la ingesta de líquidos necesarios después de los entrenamientos.

Pero si el ejercicio anima a la gente a beber y, del mismo modo, si su consumo anima a la gente a hacer ejercicio ha sido objeto de controversia.
Ahora, dos nuevos estudios sugieren que el ejercicio puede también influir en cuándo y cuánto bebe la gente. Beber puede incluso afectar el hecho que las personas entrenen, y los resultados sugieren, que la interacción entre el ejercicio y el alcohol podría ser positivo.

Estudios epidemiológicos anteriores han demostrado que las personas que hacen ejercicio tienden numéricamente también a ser personas que beben, y viceversa. En un estudio típico de 2001 (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11513224) , por ejemplo, los investigadores encontraron que los hombres y mujeres que se calificaron como bebedores moderados, lo que significa alrededor de una bebida diaria, eran dos veces más propensas a hacer ejercicio regularmente comparado con los abstemios.

Pero la mayoría de estos estudios previos tenían limitaciones. Se basaron, por ejemplo, en la capacidad de las personas para recordar sus hábitos de ejercicio y beber a lo largo de, por ejemplo, el año pasado, lo cual puede ser muy poco fiable. También rara vez se tuvieron en cuenta las edades y género de los participantes, que afectan a la cantidad de gente que hace ejercicio y bebe.

Y quizás lo más problemático, estos estudios anteriores rara vez determinan si el ejercicio y beber de las personas tienden a ir de la mano, lo que sugiere un vínculo fuerte. En otras palabras, alguien podría entrenar un jueves y luego beber el viernes por la noche con amigos, proporcionando ninguna conexión obvia entre las actividades. Pero en muchos estudios anteriores, él o ella probablemente habrían sido categorizados como un deportista que bebe.

Así que para desenredar mejor la relación entre el consumo y la sudoración, los investigadores de la Universidad Estatal de Pennsylvania, en nuevos estudios (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4362843/) recurrieron a un grupo representativo de 150 hombres y mujeres adultos, entre 18 y 75 años que se inscribieron en un estudio de salud a largo plazo en la universidad.

Se les pidió a estos voluntarios que visitaran el laboratorio para llenar extensos cuestionarios acerca de sus estilos de vida, y luego se les proporcionó a cada uno de ellos una simple aplicación para Smartphones que tenían que utilizar para registrar las actividades de ejercicio y la bebida consumida cada día. La aplicación enviaría automáticamente un informe de cada día a los científicos.
Los voluntarios debían usar la aplicación durante 21 días consecutivos. En el transcurso de un año, cubriendo las diferentes estaciones, cada participante completó tres de estos informes de 21 días.
Cuando los investigadores recopilaron y compararon los datos de sus voluntarios, encontraron, por primera vez, una correlación inequívoca entre el ejercicio en un día determinado y, posteriormente, beber, especialmente si alguien entrenaba más de lo habitual. Como escriben los científicos en su estudio, que fue publicado recientemente en Health Psicology, “la gente bebía más de lo normal los mismos días en los que se dedicaban a la actividad física más que de costumbre.”

Esta relación se cumplió a lo largo de todas las estaciones del año independientemente si la persona era un hombre o una mujer, un colegial o un jubilado. La edad y el sexo no afectaron a los resultados.
Afortunadamente, los datos no muestran que el ejercicio incite a problemas con el alcohol exacerbado. Sólo en muy raras ocasiones durante el estudio se informó a algunos de beber en exceso, lo que los investigadores definen como más de cuatro bebidas en seguidas para una mujer y cinco para un hombre.

Pero, por supuesto, este tipo de estudio epidemiológico no explica el porqué de la relación de hacer ejercicio y beber, lo que hace que un segundo estudio sea interesante, en concreto una revisión reciente de publicaciones pasadas con experimentos relacionados, especialmente aquellos que involucran animales.
En la revisión, publicada en Frontiers in Psychiatry (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26578988 ), los autores señalan que en los roedores de laboratorio, tanto el ejercicio como el alcohol han demostrado que aumenta la actividad en partes del cerebro relacionadas con el procesamiento de la recompensa.

Pero mientras los cerebros de los animales respondieron de manera similar a las dos actividades, no respondieron de forma idéntica. Hay aspectos del procesamiento de la recompensa relacionados con el ejercicio que difieren de procesamiento de la recompensa relacionada con la bebida, y esas diferencias pueden ayudar a explicar por qué, si se les da la oportunidad, los animales con avidez participarán en ambos corriendo y sorbiendo etanol. La actividad neurológica resultante parece ser más generalizada y duradera si se realizan ambas actividades conjuntamente que por separado. Es posible, aunque no demostrado, de que algo similar ocurre en las personas que hacen ejercicio y beben, dijo J. Leigh Leasure, una profesora asociado en la Universidad de Houston, directora del laboratorio de neurociencias del comportamiento de la escuela y autora principal de la nueva revisión.
Sintiendo un ligero zumbido después de un entrenamiento, dijo, es posible que, sin ser conscientes, busquemos ampliar e intensificar esa sensación de euforia con una cerveza, una copa de vino o un cóctel.

Pero también somos más complicados y opacos en nuestro comportamiento que los roedores y es probable que conjuntemos los entrenamientos y el alcohol por muchas razones adicionales y, a veces enredadas, dijo la Dra. Leasure. Muchas personas, por ejemplo, hacen ejercicio en gran parte para quemar las calorías asociadas con la bebida, lo que significa que, para ellos, beber modifica la conducta en el entrenamiento. La vinculación social también juega un papel enorme en las dos actividades para muchos de nosotros, dijo la Dra. Leasure. La camaradería creada en el campo de entrenamiento o entre compañeros de ejercicio puede empujar a los deportistas a continuar esa convivencia en el bar del pueblo, y esas reuniones pueden motivar a los deportistas reacios a seguir con sus rutinas, porque se sienten recompensados después.

Sin embargo, aunque las evidencias disponibles sugieren que el ejercicio puede animar a la gente a beber, no indican que esta relación sea necesariamente preocupante para la gran mayoría de nosotros, dijo la Dra. Leasure. Alguien que bebe moderadamente es poco probable que tenga problemas con la bebida como resultado del ejercicio.

“Pero es bueno estar al tanto”, dijo, que las dos actividades con frecuencia se cruzan. “Muchas personas pueden no haber notado” que se entregan a una cerveza o dos más en esos días cuando van a correr o al gimnasio.
GRETCHEN REYNOLDS

Running Therapy Center