0
Hombre y mujer corriendo

Las mujeres corren mejor la maratón que los hombres

Durante las maratones, las mujeres corren con un ritmo más uniforme durante toda la competición que los hombres, según un estudio realizado a miles de corredores. Los resultados proporcionan algunas diferencias inesperadas tanto físicas como emocionales entre los corredores masculinos y femeninos, y también concluye como ambos sexos podrían mejorar sus tiempos de carrera observando cómo funciona el otro.

 

Cualquier persona que ha competido o visto un maratón sabe que mantener una velocidad constante durante los 42,195km es lo más aconsejable. Las personas que comienzan la carrera a un ritmo demasiado rápido (para su nivel físico) en general, tienen que reducir la velocidad e incluso caminar o reproducir una secuencia de “walking dead” una vez pasado el ecuador de la carrera.

 

Unos pocos estudios pequeños y muchas observaciones anecdóticas habían sugerido que los hombres eran más propensos que las mujeres a reducir el ritmo de carrera. Pero ningún examen a gran escala de los corredores de maratón lo había confirmado todavía.

 

Así que para el nuevo estudio, que fue publicado el mes pasado en Medicine & Science in Sports & Exercise , investigadores de la Universidad de Marquette en Milwaukee; la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota y la Universidad Estatal de Grand Valley en Allendale, Michigan., comenzaron con la recopilación de datos sobre los finalistas de 14 maratones. Las carreras incluyen algunas de las más importantes, como los maratones de Chicago y de Disney, y eventos más pequeños. Algunos se llevaron a cabo en un clima cálido, otros en condiciones de frío, con terrenos que van desde colinas a recorridos planos.

 

Los investigadores recopilaron información sobre 91.929 participantes de maratón, casi el 42 por ciento de ellos mujeres. Los datos cubren todos los grupos de edad adulta y una amplia gama de tiempos de los participantes que acabaron la carrera.
Entonces compararon el tiempo de cada corredor en el punto medio de su carrera con su tiempo en la meta, un método sencillo para determinar en términos generales el ritmo. Si alguien cubre la segunda parte de una carrera en aproximadamente el mismo tiempo que la primera, podemos definir su ritmo como relativamente uniforme, con poca desaceleración. (Sólo en raras ocasiones se corre la segunda mitad más rápida que la primera, lo que se conoce como correr en negativo).

 

Al final resultó que, los hombres redujeron el ritmo significativamente más que las mujeres. En conjunto, los hombres cubren la segunda mitad de la maratón en casi el 16 por ciento más lento que la primera mitad. Las mujeres, como grupo, eran un 12 por ciento más lentas en la segunda mitad.

 

Profundizando más en los datos, los científicos clasificaron los corredores que habían ralentizado su ritmo considerablemente en la segunda mitad. Siguieron el criterio de reducir el ritmo al menos un 30 por ciento más lento que su parcial en la primera mitad. En términos concretos, un corredor que cubre la primera mitad de la maratón en dos horas y la segunda en 2 horas 36 minutos o más se consideraría que ha bajado su ritmo notablemente.

 

Muchos más hombres que mujeres cayeron en esta categoría marcadamente más lenta, con alrededor del 14 por ciento de los finalistas masculinos frente al 5 por ciento de las mujeres.
Esta disparidad en el ritmo de carrera constatada en todos los grupos de edad y los tiempos de finalización, los investigadores la encontraron incluso entre los corredores más rápidos. La diferencia, sin embargo, fue más pronunciada en la parte posterior de la clasificación. Allí, las corredoras eran mucho más propensas que los hombres a mantener un ritmo constante.

 

También se preguntaron en qué medida la experiencia puede afectar el ritmo de los corredores. Los investigadores luego usaron una base de datos pública para recoger las historias de carreras de 2929 de los corredores. Usando estos datos para ajustar la experiencia de maratón, los investigadores encontraron que los hombres, a pesar de finalizar muchos maratones, todavía eran más propensos que las mujeres con igual experiencia para ralentizar su ritmo durante la segunda mitad de la carrera.
El estudio no fue diseñado para determinar por qué los hombres con más experiencia desfallecen durante maratones, pero las razones pueden ser debidas a factores fisiológicos y psicológicos, según Sandra Hunter, profesora de ciencias del ejercicio en la Universidad de Marquette y la autora principal del estudio.

 

Sabemos que en cualquier intensidad de un ejercicio dado, los hombres queman un mayor porcentaje de hidratos de carbono usado como combustible que las mujeres,” dijo la Dra.. Hunter, y las mujeres utilizan más grasa. Nuestros cuerpos, hombres y mujeres, contienen mucha más grasa que los hidratos de carbono almacenados. “Así que los hombres por lo general se quedan sin combustible y chocan contra el muro antes que las mujeres,” dice la doctora Hunter.

 

También son más propensos a adoptar lo que psicológicamente la Dra. Hunter define como “estrategia arriesgada“. “Empiezan rápido y sólo esperan poder aguantar,” dice ella.
Curiosamente, según explica ella, la estrategia a veces puede significar hacer una mejor marca. “No es necesariamente una mala estrategia” siempre y cuando no se haya sobreestimado catastróficamente sus capacidades.
Del mismo modo señala que un ritmo uniforme puede no ser lo mejor, “si se ejecuta más despacio de lo que eras capaz de ejecutar.”
El resultado del estudio, entonces, parece ser que un acercamiento a ritmo de maratón que toma prestado algo de los hombres y mujeres podría ser la solución ideal.

 

Tal vez ir un poco más difícil de lo que piensas que puedes” en el entrenamiento, dijo la Dra. Hunter, con el objetivo de calibrar el ritmo sostenible ideal. Luego se trata de mantener este ritmo durante la carrera, incluso si tus compañeros de entrenamiento arrancan como conejos en la salida. Ya los atraparás cuando bajen el ritmo.

Fuente: The New York Times

Running Therapy Center