0
corredor montaña

Consejos para afrontar una competición de montaña.

La semana antes de una competición importante, incluso las semanas de antes,  siempre nos vienes las dudas y temores. ¿Estaré preparado? ¿Qué debo comer? ¿Y si no logro el objetivo? Todas estas preguntas nos generan estrés que debemos llevar de la mejor manera, ya que en caso contrario puede afectar incluso a nuestro rendimiento. Para superar mentalmente este proceso proponemos una serie de consejos y consideraciones:

 

Información de la prueba

Cuanta más información tengamos de la prueba menor será nuestro nivel de estrés. Muchas veces es la incertidumbre de lo que nos vamos a encontrar lo que genera esta inquietud. Podemos informarnos de todo lo relativo a la prueba mediante la web de la organización, blogs de corredores, artículos, asistir al briefing (en caso de que haya)…

Algunos de los puntos que debemos conocer son:

  • Perfil, desnivel positivo.
  • Circuito (kms).
  • Número de avituallamientos (sólidos, líquidos y a ser posible conocer qué nos vamos a encontrar. No es lo mismo encontrarse geles o barritas que patatas chips).
  • Dificultad técnica.
  • Existencia de guardarropía y duchas.
  • Mirar previsiones meteorológicas.
  • Etc.

 

Preparación física

Siempre es aconsejable ponerse en manos de un entrenador para optimizar nuestro entrenamiento. Nuestro plan de entrenamiento debe orientarse a lo que nos vamos a encontrar en la competición (perfiles, dificultad técnica, clima ,…) con lo que es importante informarse muy bien de la prueba antes incluso de comenzar a entrenarla.

Nos hemos preparado bien, hemos realizado nuestro planning con lo que la preparación física ya la tenemos. Si hemos hecho los deberes pues a cumplir nuestro objetivo al 100%, si por cualquier motivo no se consigue ya se estudiará con posterioridad, no sirve de mucho preocuparse por lo que no podemos controlar. Si por cualquier motivo no hemos podido entrenar todo lo que hubiéramos querido simplemente hay que adaptar nuestro objetivo y ser más prudentes. En estos casos es recomendable hablar con el entrenador para adaptarlo.

 

 

Test competición

Como ya hemos dicho lo que nos produce estrés es la inquietud de lo que nos vamos a encontrar. Por  este motivo es recomendable realizar un test de competición unas 3 semanas antes de la competición objetivo. Este test puede ser una competición o entrenamiento exigente. La distancia será inferior a la distancia objetivo pero con perfiles y dificultad técnica similares. En este test nos comportaremos como si se tratará la competición objetivo, realizando el mismo ritmo que el previsto, la misma nutrición, material, etc. Nos dará una buena información para saber si vamos en el buen camino y poder así realizar los ajustes necesarios.

 

Preparación mental

La preparación mental es muy importante. En muchos casos corredores con las mismas capacidades físicas tienen rendimientos en competición muy diferentes y eso se debe a su capacidad mental para afrontar las competiciones.

Existen técnicas tanto para relajarnos, si estamos muy nerviosos, como para motivarnos de cara a las pruebas. Siempre es importante visualizar la prueba y pensar que todo nos va a ir bien. Tenemos que visualizarnos cruzando la línea de meta y pensar que sentiremos en ese momento.

Estas técnicas las podemos encontrar en internet o en artículos especializados.

 

Preparación equipo

Os recomendable que tengáis una lista hecha de todos los imprescindibles de material. Cuando lo estéis preparando todo ir revisando y chequeando la lista para comprobar que no os dejéis nada. De esta manera os evitaréis el estrés la noche de antes o el día de la prueba pensando si os habéis dejado algo.

Muy importante no estrenar nada, todo el material así como la nutrición tiene que estar probado y vuelto a probar antes de la prueba. Os aconsejamos que el material que utilicéis siempre sea de calidad.

Hay que conocer las previsiones meteorológicas para el día de la competición para saber si necesitáis material adicional como chubasqueros, ropa de recambio, etc.

Algunos de los recomendables son (dependerá también de la situación meteorológica y distancia de la prueba):

  • Mochila o riñonera con capacidad de 3L, incluyendo recipiente para líquido.
  • Gafas
  • Teléfono móvil.
  • Frontal y pilas de recambio.
  • Chaqueta cortavientos con capucha.
  • Luz posición trasera.
  • GPS
  • Manta térmica.
  • Gorro o similar.
  • Bastones.
  • Etc.

 

El día de la prueba

La noche anterior ve a dormir temprano e intenta relajarte. Desconecta móviles, tablets y ordenadores mínimo dos horas antes de ir a dormir.

El día de la prueba ve con antelación. No merece la pena estresarte por no encontrar aparcamiento por dormir 10 minutos más. Estudia donde están las zonas de aparcamiento y cuanto vas a tardar en llegar desde tu casa. Es mejor pecar de prudente.

Durante la prueba con motivación pero con la mente fría. Tú sabes cuáles son tus ritmos así que no te dejes llevar por la adrenalina inicial. Sobre todo en competiciones de larga distancia verás muchos “cadáveres” al final que no han sabido regular. No seas tú uno de ellos.

Es aconsejable tener una estrategia de carrera previamente decidida. Para ello es bueno consensuarla con el entrenador. No obstante tenemos que ser lo suficientemente inteligentes para modificarla en caso necesario.

Running Therapy Center