0
zapatos rígidos y pies descalzos

Como los zapatos y plantillas están debilitando tus pies y tobillos

Si eres como la mayoría de la gente y no haces nada para evitarlo seguramente tendrás los tobillos y pies débiles, aunque lo más probable es que aún no lo sepas. Te preguntarás cuál es el motivo, es simple, el motivo se llama atrofia por desuso. Pero pongamos un ejemplo para verlo más claro.

Imagina que te has roto un brazo y tienes que ponerte yeso durante unas semanas para inmovilizarlo. Imagina que a pesar de ello pudieras ir al gimnasio y levantar pesas (evidentemente es sólo un supuesto imaginario). Es posible que tus hombros y antebrazos estuvieran más fuertes pero inevitablemente los músculos asociados con la articulación del codo estarían más débiles y atrofiados. Esto pasa con cualquier articulación de nuestro cuerpo. No obstante hay que tener en cuenta que si no queremos lesionarnos no debemos sobreentrenar nuestras articulaciones si están en un estado débil, el fortalecimiento debe ser progresivo.

¿Qué tiene esto que ver con nuestros pies? Bueno, tus pies están diseñados como estructuras dinámicas. Eso significa que tus pies están diseñados para moverse, ser flexibles y adaptarse a su entorno. Tus dedos de los pies tienen que ser capaces de doblarse y tus arcos tienen que ser capaz de comprimirse y expandirse como un resorte. Los arcos de los pies no están destinados para estar inmovilizados. En lugar de ser utilizados como estructuras dinámicas, se pide a los pies que se amolden alrededor de la forma del zapato donde están metidos.

La gran mayoría de los diseños de zapatos son muy rígidos, incluyendo las zapatillas de deporte. Esto significa que, independientemente de la cantidad de amortiguación que puedan tener, los zapatos inmovilizarán los pies al igual que si tuvieran un yeso puesto. Es cierto que los zapatos no son tan rígidos como un yeso y la gente suele pasar algún tiempo sin  zapatos, lo que hace que este efecto no sea tan rápido o tan obvio en un principio. Los yesos son temporales, pero la gente  pasa una buena parte de sus vidas con zapatos. No importa la cantidad de ejercicio o carrera que se haga. Si  haces ejercicio con unas zapatillas que  inmovilizan tus pies, entonces el resultado final será el mismo – la atrofia por desuso. Esta atrofia puede llevar a diferentes tipos de patologías o lesiones en un futuro.

Algunas ortesis plantares inmovilizan los pies aún más. Si se inmoviliza el pie durante un largo período de tiempo, la debilidad resultante en los pies conduce a un compromiso en la integridad de las estructuras del pie. Esto significa que con el tiempo los pies pueden llegar a ser tan débiles que ya no son capaces de mantener su estructura. Esto a veces se muestra como caída del arco plantar o pie plano, entre otras modalidades. Desafortunadamente, la respuesta actual de esta patología es inmovilizar los pies aún más mediante la inserción de aparatos ortopédicos que levantan los arcos plantares. No obstante en algunos casos es necesaria la introducción de ortesis plantares pero en estos casos es aconsejable que estas no sean del todo rígidas. 

A menudo,cuanto más rígido sea un zapato más se considera un “buen” zapato. Esto está mal, porque lleva a la atrofia por desuso. Esto hace un flaco favor a todos, especialmente a los atletas profesionales y corredores.  Tus pies y los tobillos son la base que se conecta con el suelo. ¿No quieres que sean tan fuertes y tan flexibles como sea posible? Lo mejor que puedes hacer por sus pies es quitarte los zapatos y hacer algunas actividades descalzo. Permite que tus pies sean más dinámicos y restauren algo de la flexibilidad natural de los pies.

Fuente: How Your Shoes And Orthotics Are Weakening Your Arches, Daniel López, D.O. , Osteopathy New York ,P.C.

Running Therapy Center